Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Nanomotores térmicos

El efecto termoforético permite controlar el movimiento de nanoobjetos
Fuente: "Complete Primate Skeleton from the Middle Eocene of Messel in Germany_Morphololgy and Paleobilogy", por Jens L. Franzen et al., en PLoS ONE, vol. 4, n.º 5; mayo de 2009.
De igual manera que la nanociencia persigue entender y caracterizar los principios básicos por los que se rige la materia a escala nanoscópica, el fin último de la nanotecnología es emplear dicho conocimiento para manipular y controlar la materia en esa escala y sacar partido de ello. Las novelas de fantasía científica describen un futuro en el que las nanomáquinas desempeñarán múltiples funciones: transporte de fármacos a través del cuerpo humano, extracción de energía a partir de enlaces químicos, construcción de circuitos electrónicos nanoscópicos, destrucción de moléculas tóxicas en agua y otras aplicaciones menos pacíficas. Aunque no descartamos que algunas de esas visiones lleguen algún día a convertirse en realidad, lo cierto es que permanecen todavía muy alejadas de lo que podemos conseguir en los laboratorios de investigación. Estamos dando tan sólo los primeros pasos en el nanomundo.
Para explotar la nanoescala desde un punto de vista técnico, será necesario usar nanomáquinas o nanomotores. La naturaleza constituye una estupenda fuente de inspiración en ese sentido: cuanto más aprendemos sobre los sistemas biológicos, más nos damos cuenta de cuáles son las posibilidades de la nanotecnología. La naturaleza ha hecho gala de un ingenio asombroso a la hora de producir nanomáquinas como la ATP sintasa (motor rotacional involucrado en la síntesis del ATP, la moneda energética de la célula) o la quinesina (motor proteínico con capacidad de desplazarse a lo largo de los microtúbulos celulares y realizar funciones de transporte; obtiene la energía del ATP generado por la sintasa).

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.