Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Paleocolapsos submarinos en Mallorca

Se han descubierto en la isla de Mallorca más de 200 colapsos que se desarrollaron al final del Mioceno superior (Messinense), hace unos seis millones de años. Pueden considerarse el mayor episodio de hundimientos del planeta descrito hasta la fecha.
PEDRO A. ROBLEDO
Se han descubierto en la isla de Mallorca más de 200 colapsos que se desarrollaron al final del Mioceno superior (Messinense), hace unos seis millones de años. Pueden considerarse el mayor episodio de hundimientos del planeta descrito hasta la fecha; corresponden a uno de los procesos geológicos más críticos de la historia de la Tierra.
Estos paleocolapsos pueden observarse en las costas sur y este de Mallorca. Su exposición en los acantilados costeros es extraordinaria y espectacular. Destacan por sus dimensiones (hasta 500 metros cuadrados de superficie en planta y unos 35 metros de altura), densidad y formas peculiares en sección. Esas formas fósiles de hundimientos están estrechamente ligadas al desarrollo de una de las mayores plataformas arrecifales del Mediterráneo occidental.
Durante el final del Mioceno Superior, las fluctuaciones del nivel del mar controlaban el crecimiento y la posición de los arrecifes coralinos, que se disolvían fácilmente por la acción de las aguas subterráneas agresivas. Según el modelo genético propuesto, los hundimientos se produjeron debido a la formación previa, por disolución de los parches de coral bajo un clima tropical-subtropical, de un extenso sistema de cavidades. Esas cuevas colapsaron y sobre ellas se hundieron grandes volúmenes de rocas cuando todavía no estaban completamente litificadas y en condiciones submarinas.
El modelo genético explica también que el origen de los paleocolapsos guarda una estrecha relación con la alta frecuencia de fluctuación del nivel del mar en el transcurso de ese período geológico. Durante las bajadas del nivel del mar se formó el sistema de cavidades; durante las subidas, se hundieron los techos de las cuevas por la carga inducida de los depósitos sedimentarios posteriores.
Los estudios de porosidad llevados a cabo en los paleocolapsos ponen de manifiesto que estas estructuras revisten un gran interés por ser potenciales reservorios de hidrocarburos, aguas subterráneas, otros fluidos o gases. La investigación de este episodio geológico arroja luz sobre la historia geológica del planeta (sobre todo los eventos climáticos críticos) y facilita el aprovechamiento de los recursos naturales.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.