Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Hacia un mayor rendimiento del automóvil

¿Baterías, pilas de combustible? El rediseño de los motores de combustión interna tradicionales permitirá respirar aires más limpios y limitar las importaciones de petróleo.

La general preocupación por la salud y la seguridad, por preservar el entorno y reducir la dependencia del petróleo presiona por el logro de un automóvil mejor. Aunque los atascos de tráfico y los accidentes provengan de la conducción y no del combustible utilizado, lo cierto es que gran parte de la contaminación urbana, la emisión de gases causantes del efecto de invernadero y las onerosas importaciones de petróleo están directamente ligadas al consumo de combustible. En todo el mundo sigue creciendo el parque automovilístico, y el rendimiento de los combustibles debe potenciarse todavía más aprisa para evitar que se agudicen los problemas.

En septiembre de 1993, la industria norteamericana y la administración Clinton anunciaron una asociación histórica para el desarrollo de vehículos que consumieran en combustible sólo un tercio de lo que hoy gastan los transportes, sin rebajar la comodidad, seguridad y prestaciones. Las principales opciones se decantan por vehículos eléctricos propulsados por baterías o pilas de combustible, y vehículos híbridos donde la transmisión eléctrica se combina con un motor de combustión que admite muy diversos combustibles. Pero mientras se estudian tales alternativas, los coches y camiones con motores de gasolina o diésel seguirán dominando las carreteras durante las próximas décadas. Ciertamente ofrecen una notable fiabilidad, comodidad y útiles servicios a costes tolerables. Además, están sostenidos por una enorme infraestructura económica: fábricas, refinerías, estaciones de servicio y personal adiestrado para hacer funcionar el sistema.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.