Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2007
Medicina

Predicción de enfermedades

Existen autoanticuerpos pronósticos que aparecen en la sangre años antes de que se manifiesten los síntomas de la enfermedad. La detección de esas moléculas alertaría de la necesidad de adoptar medidas preventivas.
Una mujer de mediana edad (llamémosla Ana) se quedó atónita el día en que su mano derecha se negó a sujetar un bolígrafo. Pocas semanas después, comenzó a arrastrar a duras penas su pie derecho en pos del izquierdo. Después de que sus síntomas empeorasen en el curso de meses, acudió a la consulta de un neurólogo. Resultó que Ana padecía esclerosis múltiple, una enfermedad autoinmunitaria que podía dejarla inválida.
En condiciones normales, ante la presencia de bacterias y virus, el sistema inmunitario entra en acción mediante el despliegue de anticuerpos, otras moléculas y diversos tipos de leucocitos que reconocen y destruyen a los invasores. Pero en las personas que sufren una enfermedad autoinmunitaria, el sistema inmunitario se dirige contra sus propios tejidos. En el caso de Ana, sus defensas habían empezado a volverse en contra de su sistema nervioso, lo que provocaba una pérdida de movilidad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.