Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

¿El fin de la privacidad?

Millones de personas comparten detalles íntimos de su vida personal en las redes sociales de Internet. Se augura un reajuste de las fronteras entre lo público y lo privado.
Aunque tiene nombre propio, la mayoría lo conoce por "el chico de la Guerra de las Galaxias". Decenas de millones de personas en todo el mundo saben quién es. Pero debe la celebridad a uno de los momentos más penosos de su vida.
En 2002, cuando tenía 15 años, el chico de la Guerra de las Galaxias se filmó a sí mismo blandiendo un bastón recoge-pelotas de golf como si fuera una espada de luz. Sin el concurso de los coreógrafos de la película, se movía torpemente y a trompicones.
El vídeo fue descubierto por alguno de los atormentadores del muchacho. Lo colgó en la Red. El éxito fue instantáneo; los forofos, multitud. En toda la blogosfera, la gente empezó a remedarle, burlándose de su rechonchez, torpeza y pazguatez.
Surgieron de repente varias versiones del vídeo, enriquecidas con efectos especiales. Ciertos "admiradores" se dedicaron a editarlo para que el bastón recoge-pelotas fulgurase como una espada de luz. Le añadieron la música de La Guerra de las Galaxias. Otros lo mezclaron con otros vídeos. Se crearon docenas de versiones más o menos ornamentadas. El chico de la Guerra de las Galaxias apareció en un videojuego y en las series de televisión Padre de familia y South Park.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.