Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2008
Escuchas

Espionaje en la Red

Trasladadas a Internet las conversaciones telefónicas, allá se han mudado también quienes desean intervenirlas. Las técnicas necesarias entrañan una peligrosa ampliación de la capacidad de vigilar de los gobiernos.

Donde se haya conversado en privado, siempre habrá habido quien a hurtadillas lo escuchase. La voz inglesa para quienes así fisgonean —eavesdroppers— alude a los entrometidos que se ocultaban bajo el alero (eaves), o bajo las gotas (drops) que caían del alero, para escuchar. Las paredes oían. Llegado el teléfono, se "pinchaban" las líneas. Ahora es tanta la actividad que se desarrolla en el ciberespacio, que el espionaje ha invadido también ese dominio.

El ciberespacio, a diferencia de las fronteras materiales de tiempos pasados, es intangible. Las normas, diseños e inversiones que se le apliquen determinarán las formas de interacción entre el espionaje, la salvaguardia de lo privado y la seguridad personal o colectiva. Existe en la actualidad un vigoroso movimiento tendente a otorgar a las actividades de espionaje, de "inteligencia", una posición de privilegio, radicada en la facultad de los poderes públicos de interceptar comunicaciones en el ciberespacio. Es evidente que ello supone una gran ventaja para combatir el delito y el terrorismo.

Artículos relacionados

Este artículo incluye

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.