Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Noviembre 1992Nº 194

Computación

Redes neuronales que aprenden de la experiencia

Las redes de neuronas artificiales pueden aprender a representar información compleja. Tales redes pueden contribuir a la comprensión de las facultades de aprendizaje del cerebro humano.

Menear

Constituye el cerebro una computadora muy notable. Es capaz de interpretar información imprecisa suministrada por los sentidos a un ritmo increíblemente veloz. Logra discernir un susurro en una sala ruidosa, un rostro en una callejuela mal iluminada y leer entre líneas en una declaración política. Y lo más impresionante de todo: el cerebro aprende sin instrucciones explícitas de ninguna clase a crear las representaciones internas que hacen posibles tales habilidades.

Mucho se ignora todavía sobre la forma en que el cerebro aprende por sí mismo a procesar información, así que las teorías abundan. Para contrastar tales hipótesis, mis colegas y yo hemos tratado de mimetizar los procesos cerebrales de aprendizaje creando redes de neuronas artificiales. Al construir estas redes de neuronas nos esforzamos primero en deducir los rasgos o características esenciales de las neuronas y de sus interconexiones; la segunda etapa consiste, típicamente, en preparar un programa de ordenador para la simulación de tales características.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados