La nueva frontera final

Los vuelos espaciales tripulados se diversifican.

Astronautas de la misión de la NASA STS-116 a la Estación Espacial Internacional. [NASA]

El envío de personas al espacio está entrando en una nueva era. Tras el programa lunar Apolo, los transbordadores espaciales estadounidenses y las naves rusas Soyuz quedaron como las únicas opciones para llevar astronautas a las órbitas bajas —donde aguardaban estaciones espaciales como Skylab, la Mir o la ISS— y traerlos de vuelta. Hoy existen muchas más lanzaderas y destinos, señala Jonathan C. McDowell, astrónomo del Centro Smithsoniano de Astrofísica de Harvard. SpaceX, Boeing y otras empresas privadas están comenzando a despegar y planean efectuar vuelos tanto con astronautas como para turistas. Al mismo tiempo, viajar al espacio profundo vuelve a estar en el horizonte de la NASA. «Después del transbordador se abrió un largo paréntesis en los vuelos espaciales tripulados de EE.UU.», apunta McDowell. «Eso ya es historia.»

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.