Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2019
Filosofía de la ciencia

En la senda de Jesús Mosterín

Un modelo de racionalidad práctica para las ciencias del diseño.

© PIXABAY

Jesús Mosterín fue un filósofo en el más amplio sentido de la palabra. Dedicó su vida a la búsqueda de explicaciones racionales para los fenómenos que acaecen en nuestro mundo natural y social. La amplitud de su obra deja constancia de ello. No es fácil, por tanto, catalogarlo en alguna rama de la filosofía.

A lo largo de su carrera, Mosterín abordó muchos de los grandes temas filosóficos. Escribió manuales de lógica y de teoría de conjuntos con los que estudiamos varias generaciones de filósofos. Nos dejó también una originalísima introducción a la lógica presentada a través de las biografías de los creadores de esta ciencia. Asumió, asimismo, el ingente proyecto de escribir una historia de la filosofía con una mirada muy amplia, que incluye tanto el pensamiento occidental como el pensamiento oriental y arcaico. Su amplio abanico de intereses le llevó a pensar con profundidad, de modo brillante, divulgativo y original sobre la naturaleza, la cultura y la racionalidad humanas. Por otra parte, el nombre de Mosterín va asociado indiscutiblemente a la defensa ética de los animales, objetivo al que dedicó varios libros.

Viniendo ya al terreno de la filosofía de la ciencia, su artículo «La estructura de los conceptos científicos», publicado en Investigación y Ciencia en enero de 1978, se convirtió en un clásico y dio base a Conceptos y teorías en la ciencia (2016), uno de sus libros más reeditados. Dentro de la filosofía general de la ciencia también hay que destacar sus libros Ciencia viva (2001) y el monumental Diccionario de lógica y filosofía de la ciencia (2010), escrito junto con el filósofo chileno Roberto Torretti. Asimismo, fueron muy reconocidas internacionalmente sus aportaciones a la filosofía de las ciencias especiales, sobre todo en lo relativo a la biología, la física y la cosmología.

A pesar de la amplitud de intereses de Mosterín, hallamos en todo su legado un hilo conductor: el afán de racionalidad. Todas sus reflexiones iban enmarcadas en una aproximación racional a los problemas que analizaba, como muestra en su obra Ciencia, filosofía y racionalidad (2013). Nos dio un ejemplo de cómo filosofar con criterios racionales sobre todo lo que nos rodea.

Como discípula suya desde los años de estudiante de filosofía en la Universidad de Barcelona, mis intereses en el marco de la filosofía de la ciencia se los debo, en buena parte, a Mosterín. Sobre todo en la forma de abordar los temas y también en el interés por la ciencia y en la curiosidad por todo lo que ocurre en el mundo. Esta era, quizás, una de las mayores virtudes intelectuales de Mosterín, su capacidad para abrir temas, para sugerir nuevas y originales sendas de investigación que otros hemos podido seguir después con libertad. Y quizás, en este espíritu, el mejor homenaje que podemos hacerle es precisamente prolongar de modo crítico y creativo sus ideas, y con ello dar más vida y continuidad a lo que fueron sus enseñanzas y proyectos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.