Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2009
Genética

Cromosomas parásitos

Los cromosomas parásitos invaden los genomas eucariotas. Se establece una carrera de armamentos caracterizada por la evolución, en ambas partes, de diversos mecanismos de ataque y defensa.

Los cromosomas B (rojo) invaden al genoma A (azul), que se defiende de los cromosomas parásitos mediante la neutralización de los mismos. [Wolfram Schroll, Corbis]

Los sistemas biológicos se hallan expuestos a la explotación por parásitos. Los encontramos en bacterias, hongos, plantas y animales. Incluso en elementos simples, como virus y transposones. Con frecuencia se establecen relaciones parasitarias en cadena: parásitos que son parasitados por otros parásitos, que, a su vez, son parasitados por otros, etcétera.

Ante este panorama, resulta sorprendente la evolución de organismos complejos. ¿Cómo han superado los incontables episodios de explotación que se han venido produciendo desde el origen de la vida? La solución se esconde en la agrupación de genes en sociedades (genomas), que proporcionan a los socios (genes) una eficacia biológica mayor que la individual, es decir, que refuerza la capacidad de resistencia ante el ataque del parásito. El genoma puede considerarse un fenómeno de mutualismo, resultante de la cooperación entre genes que obran juntos para construir organismos con capacidad de afrontar cambios ambientales y de transmitir esos genes a generaciones posteriores.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.