El cuerpo contra sí mismo

El sistema inmunitario es el causante de enfermedades que afectan a millones de personas. Nuevas ideas pretenden explicar los porqués de esta paradoja y encontrar nuevos modos de ponerles freno.

HAYLEY WALL

Annie, la hermana pequeña de mi amigo John, cayó enferma a los 11 años. Yo no era mucho mayor que ella, así que no entendí lo grave que era cuando mi amigo me dijo que padecía lupus. No fui consciente de que sus propias células la estaban atacando, unas veces en los riñones y otras en los pulmones. Su hermano me contó que se le había hinchado mucho la cara por la cantidad de pastillas que tenía que tomar. Eran corticoides, cuyos efectos secundarios le hacían caer gravemente enferma ante los catarros o las gripes que nosotros superábamos sin problemas. En ocasiones, Annie faltaba muchas semanas a clase. A veces sufría dolores espantosos. Al hacerse mayor se dedicó a la política local y al teatro infantil, una actividad que le encantaba. Pero nunca superó el lupus. Murió a los 49 años.

Demasiadas historias terminan así. El lupus es una enfermedad autoinmunitaria, en la que el guardián del cuerpo, el sistema inmunitario, se vuelve en contra de los órganos que en teoría debería proteger. Existe una ochentena de trastornos de esa naturaleza, más según algunas estimaciones, con casi 25 millones de enfermos solo en Estados Unidos, tal como indica la red de Institutos Nacionales de Salud del país. Y parece que las cifras van en alza. Abarcan desde dolencias conocidas, como la diabetes de tipo1 o el lupus, hasta enfermedades minoritarias, como la arteritis de Takayasu, una peligrosa inflamación de los grandes vasos sanguíneos.

Este informe especial pone de relieve nuevos descubrimientos sobre tales afecciones, que con demasiada frecuencia no han sido estudiadas como se merecen, dadas sus graves consecuencias. A contracorriente del dogma médico imperante desde hace un siglo, están surgiendo nuevas ideas acerca de sus desencadenantes. Hoy los investigadores ya cuentan con teorías para explicar el enorme margen que separa ambos sexos: casi el 80 por ciento de las personas afectadas por una enfermedad autoinmunitaria son mujeres. Tales avances traerán consigo tratamientos mejores, gracias al conocimiento más minucioso del sistema inmunitario. El progreso es lento todavía, pero abre la esperanza a dejar atrás un pasado dominado por tratamientos y medicamentos ineficaces, que podían ser peores que la enfermedad misma.

 

SUMARIO

El cuerpo contra sí mismo, por Josh Fischman, pág. 60

Traición desde el interior, por Maria Konnikova, pág. 62

Las enfermedades autoinmunitarias, en cifras, por Maddie Bender, Jen Christiansen y Miriam Quick, pág. 65

Cómo surge la autoinmunidad, por Stephani Sutherland, pág. 68

Riesgo femenino, por Melinda Wenner Moyer, pág. 74

En busca de la especificidad, por Marla Broadfoot, pág. 79

Otros artículos del informe especial «Enfermedades autoinmunitarias»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.