Riesgo femenino

Casi cuatro de cada cinco personas aquejadas por un trastorno autoinmunitario son mujeres. Entre los motivos se barajan las hormonas sexuales, los genes e incluso la flora intestinal.

HAYLEY WALL

En síntesis

Que las enfermedades autoinmunitarias afectan mucho más a la mujer que al hombre se sabe desde hace décadas. Tres cuartas partes de los afectados son mujeres.

El segundo cromosoma X, propio del sexo femenino, las hormonas sexuales y la flora intestinal femenina parecen agravar el riesgo de autoinmunidad.

Los avances en el conocimiento del genoma y de los sistemas inmunitario y endocrino conseguidos mediante los estudios en seres humanos y animales abren al fin la puerta a nuevos tratamientos y enfoques preventivos.

Melanie See, vecina de Chapel Hill (Carolina del Norte), sufrió la primera andanada de síntomas extraños en 2005. De repente comenzó a sudar mucho. Perdió casi cinco kilos. Se mareaba al ir de la cama al sofá. Empezó a secretar leche sin haber lactado. Después de un sinfín de análisis le diagnosticaron la enfermedad de Graves-Basedow, un trastorno autoinmunitario que provoca hipertiroidismo. Tenía 45 años.

Tres años más tarde, cuando los síntomas permanecían controlados gracias a la medicación, su salud empeoró de nuevo. Adelgazó más. Estaba cansadísima. Le diagnosticaron celiaquía, otra enfermedad autoinmunitaria caracterizada por la intolerancia al gluten contenido en muchos alimentos. Luego, en 2015, la asaltaron unos desarreglos digestivos y dolores musculares terribles. Esta vez los médicos estaban perplejos. «Al principio me diagnosticaron de todo: vasculitis, lupus, ya ni me acuerdo qué más. En los análisis de sangre se veía que algo pasaba, al igual que en la biopsia muscular que me hicieron en junio de 2016, pero los resultados no encajaban con nada conocido», relata. Finalmente, el tercer diagnóstico fue enfermedad mixta del tejido conjuntivo, otro trastorno autoinmunitario muy poco frecuente que comparte rasgos con el lupus.

Las mujeres representan sorprendentemente cerca del 78 por ciento de las personas aquejadas por estas enfermedades, entre las que cabe citar, además de las que sufre Melanie, el lupus, la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide y otros trastornos en que el sistema inmunitario ataca por error las células y los tejidos del organismo. Constituyen la quinta causa de muerte en las mujeres menores de 65 años.

Los motivos por los que la autoinmunidad afecta mucho más al género femenino hace tiempo que constituyen una incógnita que se empieza a esclarecer: las hormonas sexuales, el cromosoma X e incluso la flora bacteriana que coloniza nuestro interior, cuyo desarrollo difiere en ambos sexos, son algunas de las causas esgrimidas, a las que algunos entendidos suman la influencia de la evolución. Estos últimos plantean que la hipervigilancia inmunitaria podría haber conferido a la mujer una ventaja reproductora que incrementaría las posibilidades de llevar a término el embarazo, a expensas de un riesgo más acusado de enfermar.

«Es importante comprender las profundas razones biológicas de estas diferencias sexuales», puntualiza Shannon Dunn, inmunóloga de la Universidad de Toronto. «Si conseguimos desentrañarlas, no solo se entenderá mejor cómo surgen las enfermedades autoinmunitarias y se diseñarán mejores tratamientos, sino que arrojaremos luz sobre las diferencias sexuales humanas en la respuesta a las infecciones, las vacunas, los traumatismos y el cáncer.»

Patrones hormonales

Las ostensibles disparidades en la autoinmunidad no son una observación reciente. Hace más de un siglo, cuando comenzaron a diagnosticarse estas afecciones, enseguida se vio que las mujeres eran mucho más propensas que los hombres. Pero por entonces los médicos concebían las enfermedades autoinmunitarias como entidades independientes, cada una con sus causas particulares. Nadie pensaba que pudiesen estar conectadas por mecanismos fundamentales y que pudieran afectar más a las mujeres por esos motivos biológicos comunes.

Otros artículos del informe especial «Enfermedades autoinmunitarias»

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.