Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El rayo

Nuevas investigaciones subrayan la sorprendente complejidad de las tormentas eléctricas. El rayo sigue planteando problemas desconcertantes.
Los rayos causan más muertos y heridos que los huracanes o los tornados. Atacan de repente, sin ningún signo preanunciador; a veces incluso cuando en la vertical no hay ni una nube. Relampaguean en la Tierra alrededor de cuatro millones de veces al día. Se los ha observado en otros planetas. Y, sin embargo, todavía ignoramos qué los causa.
No es cierto que Benjamín Franklin resolviese el problema cuando realizó su famoso experimento de la cometa en 1752. Sólo probó que el rayo es un fenómeno eléctrico. Hasta el día de hoy, sigue sin saberse de qué modo las tormentas generan su carga eléctrica y producen la descarga. Algunos han aventurado que los rayos cósmicos inician el proceso. Esas partículas de alta energía, al bombardear la Tierra desde el espacio, desencadenan en la atmósfera cascadas de electrones veloces.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.