Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 1995
Arqueología

Degradación del suelo en la Grecia antigua

La arqueología y la geología nos demuestran que los antiguos, lejos de vivir en armonía con su entorno, esquilmaban la tierra.

El paisaje griego seduce, en su desolación, a quienes lo contemplan. Durante miles de años, nativos y viajeros han cantado las alabanzas de esta nación, famosa por sus civilizaciones de la edad del Bronce y el desarrollo cultural de su pueblo en la época clásica. Pero, ¿es la campiña que vemos resultado ex­clusivo de la actuación del clima o tu­vo el hombre su parte por clareo de bosques y fomento de la erosión del suelo?

La arqueología está cambiando la opinión, largo tiempo mantenida, sobre el efecto de la agricultura en el suelo peninsular. Las pruebas hablan de episodios de deforestación y erosión catastrófica de la tierra duran­te los últimos 8000 años. Muchos sostienen ahora que son consecuencia de una historia dilatada de uso y abu­so del suelo. Esta nueva perspectiva de los asentamientos humanos y su impacto sobre el entorno contrasta notablemente con la visión de los románticos del siglo xix, quienes consideraban a los griegos de la antigüedad prudentes administradores de una tierra que creían repleta de dioses.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.