Icnitas de La Rioja

Las huellas de dinosaurios de esta región vienen estudiándose desde 1969. Las inmejorables condiciones de conservación de la mayoría de las icnitas y su variedad han proporcionado interesantes datos paleoicnológicos.

La paleontología, que estudia la vida en el pasado, se apoya en dos tipos de pruebas: restos directos y restos indirectos. Huesos, escamas, dientes o conchas son ejemplos de restos directos. Los indirectos tienen que ver con los productos de la actividad de un animal; pertenecen a este grupo de pruebas las icnitas (huellas de pisada o de traslado), los coprolitos (heces fecales fósiles), los gastrolitos (piedras ingeridas por el animal para facilitar la digestión), los habitáculos y otros.

Entroncada en la paleontología, la paleoicnología se ocupa de las huellas de la actividad de los animales del pasado. Etimológicamente, deriva de los términos griegos icnos (impresión) y páleos (antiguo); la paleoicnología estudia, pues, las impresiones fósiles. La paleoicnología de vertebrados aborda las improntas de actividad y los terrenos donde éstas se conservan, para así conocer el modo de locomoción, paleoetología y paleoambiente de los animales que las dejaron.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.