Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Gorgojos de México

La fotografía científica está ayudando a caracterizar el sinfín de especies que conforman esta familia de escarabajos.

Este ejemplar de Neoerethistes cyanipes, con un tamaño corporal de 18 milímetros, fue recolectado por el autor el 18 de julio de 2013 en la Estación de Biología Chamela, en La Huerta (Jalisco). Se trata de una especie poco conocida, de la que solo se tenía referencia por su descripción en la obra Biologia Centrali-Americana. [FOTOGRAFÍA CORTESÍA DEL AUTOR CON EL APOYO DEL PROYECTO NÚM. 169604 DE CONACYT]

Los curculiónidos, comúnmente conocidos como gorgojos o picudos, son los coleópteros más diversos del planeta. Un rasgo anatómico destacable es su aparato bucal alargado, denominado rostro o probóscide. La enorme diversidad del grupo se asocia a la evolución, dispersión y dominancia de las angiospermas (plantas con flores), de las que depende su supervivencia. La mayoría de las especies en estado larvario se desarrollan y alimentan dentro de las estructuras reproductoras de la planta (botones florales, frutos, semillas), así como de las partes vegetativas (tallos, ramas o raíces), mientras que en la etapa adulta suelen nutrirse solo de estas últimas. Las larvas, al explotar una única parte de la planta, son menos propensas al parasitismo, depredación y desecación que en otros insectos. De este modo, una planta puede albergar diversas especies de gorgojos sin que exista competencia entre ellas.

Se han descrito más de 62.000 especies de curculiónidos en todo el mundo. La mayor diversidad de especies y estructuras morfológicas se presenta en la región neotropical. Sin embargo, en la mayoría de los países de Centroamérica y Sudamérica escasean los estudios relacionados con estos escarabajos. Aunque son fáciles de reconocer, su clasificación taxonómica resulta difícil, en especial en los niveles de género y especie. Se estima que en México se han identificado menos de la mitad de las especies existentes. Aún hay vastas regiones del país poco exploradas: los sistemas montañosos y algunos de los estados del sudeste y norte.

Con el apoyo de diversos investigadores e instituciones, en los últimos diez años hemos recolectado e identificado curculiónidos de diversas localidades de México, lo que nos ha permitido describir nuevas especies y sus ámbitos de distribución. Algunos especímenes solo se conocían por los dibujos y la descripción recogidos en Biologia Centrali-Americana, trabajo magistral de David Sharp y George C. Champion, de 1889 a 1911.

En nuestros estudios taxonómicos, nos hemos servido de una herramienta fundamental: la fotografía científica. Esta permite documentar gráficamente especies y observar caracteres morfológicos de los insectos sin necesidad de manipular y deteriorar los especímenes conservados en las colecciones. Aunque hemos realizado importantes contribuciones sobre la taxonomía de este grupo, falta mucho por hacer en una de las regiones más diversas del planeta.

[El artículo completo (PDF) incluye un reportaje fotográfico de 2 páginas con imágenes de especies de gorgojos poco conocidas o recién descritas.]

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.