Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Hace 50, 100 y 150 años

Recopilación de noticias publicadas en Scientific American.
Por Daniel C. Schlenoff

1917: Durante la Primera Guerra Mundial, las tropas británicas patrullan el río Tigris, en Mesopotamia, en un hidroplano propulsado por un motor de avión. [SCIENTIFIC AMERICAN, VOL. CXVII, N.o 18, 3 de noviembre de 1917]

Noviembre 1967
La texturade la Luna

«Cuando los humanos pongamos el pie en la Luna por primera vez, ¿cómo será el suelo? ¿Quizá blando y polvoroso, como han sugerido algunos, o duro y crujiente, como han propuesto otros? La prueba más concreta nos ha llegado de la Surveyor III, que fue equipada con un dispositivo que podía cavar en el suelo de nuestro satélite y colocar muestras de su material ante una cámara de televisión para examinarlo de cerca. Las muestras exhibidas por la Surveyor III revelaron un material superficial granular, como de tierra suelta. Esa sonda fue uno de los vehículos espaciales que EE.UU. ha enviado a la Luna para preparar los vuelos Apolo, que llevarán al hombre a ella.»

Expectativas cumplidas

«¿Pueden las perspectivas de un profesor acerca del rendimiento de sus alumnos afectar a ese rendimiento? Sí, al parecer. Cuando a los docentes de una escuela elemental se les avisó de que ciertos estudiantes (cuyos nombres se eligieron al azar) podrían “destacar” intelectualmente, estos mostraron mayores progresos que otros durante el curso. Robert Rosenberg, de la Universidad Harvard, y Lenore Jackson, del Distrito Escolar Unificado de San Francisco Sur, informaron de esa “predicción autocumplida” en una reunión de la Asociación Americana de Psicología celebrada en septiembre. Los profesores, además, consideraron que esos “destacados” tendrían más posibilidades de cosechar éxitos y los calificaron de notablemente más interesantes, deseosos de saber y felices. Rosenberg y Jackson señalan que sus descubrimientos pueden influir en los actuales esfuerzos por mejorar la educación de la infancia en los suburbios.»

Noviembre 1917
La Revolución bolchevique

«¿Qué efecto tendrá la Revolución rusa en la guerra? La pregunta surge instintivamente en todas las mentes de cualquier nacionalidad. Cuando intentamos reflexionar sobre la revolución desde ese punto de vista, primero hemos de darnos cuenta de que al mismo tiempo nos estamos distanciando enormemente de los revolucionarios. Los rusos, como clase, contemplan la guerra como un incidente de la revolución, y no al revés; les interesa asegurarse de que la guerra no interfiera con su revolución, y no si la revolución pone en peligro nuestra guerra. Igualmente por ello, y a causa de la situación material de Rusia, debemos enfrentarnos al hecho indudable de que ese país está fuera de la guerra en lo que atañe a una participación efectiva.»

Lo que vale la mofeta

«Cuando la “señora Moda” dicta que se lleven pieles de mofeta, este animal es cazado en todos los rincones de EE.UU. De ello han resultado curiosos efectos. En verano las mofetas se alimentan básicamente de insectos, y el número de los que puede devorar una sola mofeta es ingente. La gran importancia económica de la mofeta quedó patente el verano pasado con la plaga de avispas chaqueta amarilla. De ordinario, las mofetas desentierran los nidos que esos himenópteros de aguijón agudo construyen en el suelo y se comen los insectos y las larvas. La mayor presencia de avispas chaqueta amarilla se debe sin duda a la caza masiva de mofetas. Tan molestos son esos insectos que los cultivadores frutícolas están considerando pedir una ley de protección para las mofetas.»

Noviembre 1867
Carbón frente a petróleo

«El revuelo en torno al petróleo alcanzó su punto álgido inmediatamente tras las pruebas con el equipo de destilación del U.S.S. Palos, en la bahía de Boston. Los resultados de los ensayos se proclamaron como exitosos por doquier. “Los días del carbón están contados”, afirmaba un experto en un banquete pantagruélico ofrecido en Boston para celebrar “el gran acontecimiento de la época”. La naviera Cunard no lo ha adoptado ni tampoco lo emplean los ferrocarriles. Y parece que si las mismas compañías petrolíferas tuvieran alguna confianza en el producto que tratan de vender al público, en la práctica podría presentarse de modo que pudiera equiparse al carbón.»

Falla la jugada rusa

«El éxito total del cable telegráfico del Atlántico ha supuesto el golpe de muerte del proyecto del telégrafo ruso, iniciado justo después de la pérdida del primer cable transatlántico de 1865. El San Francisco Bulletin ofrece los detalles del equipo de construcción que durante dos años y cuatro meses ha estado trabajando en la costa noroccidental. Pasaron sus veranos en un país en el que nunca anochecía durante semanas, con unas temperaturas invernales en la América rusa [Alaska] de hasta –56oC. Los trabajos ya se han abandonado, y los materiales de valor, los depósitos y el personal han sido retirados.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.