Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Nuevas epidemias. Virus Ebola

El carácter fulminante del virus Ebola hace difícil seguirle la pista y localizar al huésped que normalmente lo alberga. El análisis de suero de tribus pigmeas muestra la presencia de anticuerpos contra el virus.

Siempre que el virus Ebola sale de su escondite, como ocurrió el año pasado cerca de la zaireña Kikwit, los médicos se precipitan en auxilio de las víctimas y evitan en lo posible la diseminación del agente. Para entonces, sin embargo, suele ser demasiado tarde para averiguar de dónde vino el virus. La rapidez con que mara el Ebola deja, por desgracia, pocas pistas. El caso índice (la primera persona que se infectó con el virus y lo pasó a los demás). Si los virólogogs quieren saber más, deben trabajar entre episodios, atrapando y analizando todas las cosas vivas a la vista.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.