El cobalto constituye un elemento químico del mayor interés. Entra en la composición de materiales muy dispares en sus propiedades estructurales, magnéticas, electrónicas y catalíticas.

En particular, merced a sus propiedades, se nos ofrece como un excelente candidato para el almacenamiento magnético de información. Las estructuras que mejor se adaptan a las exigencias de este tipo de aplicación son las de tamaño nanométrico (un nanómetro corresponde a la millonésima parte de un milímetro). De ahí que en los últimos años se haya intensificado la investigación en la síntesis de nanopartículas de cobalto.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.