Universo celular de detritus, gotitas, defectos y demonios

"Los autómatas celulares son universos sintéticos, estilizados ... Tienen su propia clase de materia, que se arremolina en un espacio y un tiempo que le son propios."
—Tomasso Toffoli y Norman Margolus, Cellular Automata Machines

Ciertos sistemas matemáticos, aunque de fácil descripción, pueden generar universos en miniatura de complejidad inconcebible. No se accede a tales universos ni a través del telescopio, ni con naves espaciales; su exploración sólo es posible mediante ordenadores. Tenemos un ejemplo en el conjunto de Mandelbrot (que ya he descrito en esta sección en varias ocasiones). Sus elementos se determinan por interacción de sencillas operaciones aritméticas; empero, al proyectarlos en la pantalla de un ordenador producen imágenes sumamente intrincadas. Es posible que los autómatas celulares nos ofrezcan todavía mejores ejemplos porque, lo mismo que nuestro universo cotidiano, también ellos van cambiando con el transcurrir del tiempo.

Un nuevo tipo de autómata, descubierto por David Griffeath, de la Universidad de Wisconsin en Madison, proporciona el mejor de tales universos en miniatura creados hasta la fecha. Parte de un estado aleatorio y exhibe cuatro fases distintas, para concluir con extraños crecimientos cristalinos que nos recuerdan fuertemente ciertas formas primitivas de vida.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.