Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

GETTY IMAGES/URUPONG/ISTOCK

En «Intrusos interestelares» [Investigación y Ciencia, diciembre de 2020], David Jewitt y Amaya Moro-Martín explican que la forma de 1I/‘Oumuamua, el primer objeto interestelar jamás observado, fue inferida a partir de su curva de luz; es decir, la manera en que variaba la cantidad de luz solar que el objeto reflejaba hacia la ­Tierra. Sin embargo, ¿no podría esa misma curva de luz haber sido producida por un objeto más redondeado pero con un albedo no uniforme? ¿Existen mecanismos conocidos o hipotéticos que puedan causar que un asteroide refleje mucha más luz de un lado que de otro?

Martin Schulman
Herndon, Virginia

El artículo de Jewitt y Moro-Martín me ha recordado al relato de ciencia ficción Estrella de neutrones, escrito por Larry Niven en 1966. ¿Han considerado los astrónomos las fuerzas de marea como posible explicación para la forma alargada de ‘Oumuamua? ¿Podría este haberse convertido en plástico debido al calor de un encuentro cercano con un objeto gravitacionalmente denso, para, después, pasar lo suficientemente cerca de un cuerpo como una estrella de neutrones y adquirir su forma alargada debido a las intensas fuerzas de marea?

Dan Graifer
Fairfax, Virginia

RESPONDEN LOS AUTORES: La idea sugerida por Schulman es posible; pero, si nos basamos en las observaciones de miles de asteroides del sistema solar, creemos que es poco probable. Aunque un asteroide puede presentar pequeñas diferencias de albedo, estas son por lo general variaciones de unos pocos puntos porcentuales, no del 1000 por cien. Solo Jápeto, la luna de Saturno, presenta albedos muy diferentes en un lado y otro, pero se trata de un caso muy especial y probablemente causado por la contaminación procedente de otra luna, la cual solo incide en un lado del objeto. En el espacio interestelar, todos los lados de ‘Oumuamua estarían bañados de manera uniforme por la luz de las estrellas y por los rayos cósmicos, por lo que cualquier asimetría resultaría difícil de explicar.

Curiosamente, una idea similar a la de Graifer fue propuesta por los investigadores Yun Zhang y Douglas N. C. Lin en el número de septiembre de 2020 de Nature Astronomy. Su trabajo postulaba que un planeta que pasara cerca de una estrella densa podría ser estirado y desmenuzado en pedazos, uno de los cuales se habría convertido en ‘Oumuamua. Esta posibilidad requería que el planeta se aproximase lo suficiente a la estrella, pero no tanto como para vaporizar todo el hielo de agua, el cual sería necesario para suministrar la aceleración no gravitacional detectada en ‘Oumuamua. Al igual que ocurre con todas las propuestas especulativas de este tipo, la pregunta es: ¿cómo podemos ponerla a prueba?

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.