Limitaciones de la técnica

La técnica no nos dará a todos salud, riqueza y poder

Seguramente el lector recuerda alguna exposición, una muestra o un parque temático que pintaban un espléndido futuro en el que gentes risueñas se reunían en torno a grandes pantallas de televisión dentro de casas con energía solar. Mientras la familia prototipo disfrutaba del entretenimiento electrónico, zumbaban serviciales en el trasfondo las tostadoras, lavadoras y demás electrodomésticos “inteligentes”. Hasta el perro vigilaba con gran atención luciendo una leve sonrisa de superioridad.

Esa visión me retrotrae treinta años atrás, a la Feria Mundial de 1964. Se ilustraba allí un futuro en el que se habrían eliminado los trabajos molestos, todo el mundo gozaría de salud y riqueza y nuestra principal preocupación habría llegado a ser la de cómo llenar las horas de ocio. La vida se había vuelto fácil y placentera, y todo ello lo habían hecho posible la ciencia y la técnica. Como la mayoría de los visitantes, supongo, me sentí impregnado de la euforia y creí a pies juntillas en sus promesas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.