Técnica al servicio de la agricultura

La próxima revolución verde se fundará en técnicas que aumenten el rendimiento de las cosechas sin desequilibrar el entorno.

Los agricultores tienen ante sí retos imponentes, los que conlleva la gestión de técnicas cada vez más avanzadas que les permitirán aumentar el rendimiento de las cosechas sin menoscabar la integridad del ambiente. Deberán superarlos los países más ricos, donde el alimento, abundante, está al alcance del bolsillo, el crecimiento demográfico es lento y hay mecanismos para resolver al menos algunos problemas ambientales asociados con la agricultura. Pero ese objetivo será una tarea titánica para el Tercer Mundo, que suma mil millones de personas más por década, cifra de los hoy allí desnutridos, y donde el capital social para la protección ambiental halla gravísimas limitaciones.

Muchas de las regiones menos desarrolladas de la Tierra se encuentran en situación crítica. En los países más pobres, la agricultura ocupa hasta el 80 por ciento de la fuerza laboral, y casi la mitad del presupuesto familiar se gasta en alimentos. En estas naciones, los ingresos sólo pueden aumentar con una mayor productividad agrícola. Los avances en agricultura se convierten así en condición para los demás objetivos sociales, entre ellos el de frenar el crecimiento demográfico.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.