Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 1996
Matemáticas

Fermat, demostrado al fin

La demostración del teorema de Fermat por Andrew Wiles se funda en una gavilla de métodos matemáticos que trastoca el paisaje de la teoría de números.

Pierre Fermat (1601-1655), hacia el fin de su vida, escribía en sus Défis aux mathématiciens: "Sabemos que Arquímedes no desdeñó trabajar en las proposiciones de Conón, que aun siendo verdaderas no habían sido demostradas, y las supo dotar de demostraciones de la más alta sutileza. ¿Por qué no habría yo de esperar una ayuda similar de las eminencias con que se cartea?, ¿por qué, a modo de Conón francés, no habría yo de encontrar Arquímedes ingleses?"
El 23 de junio de 1993, transcurridos más de 300 años desde la nota marginal de Fermat, Andrew Wiles, profesor en Princeton, aunque hijo de un profesor inglés de teología, creía poder anunciar en el Instituto Newton de Cambridge que una de las proposiciones que Fermat nos había legado --involuntariamente quizá, pues cabe preguntarse si la observación que había anotado en el margen de un ejemplar de la Aritmética de Diofanto estaba destinada a su publicación-- había quedado provista a partir de ese momento de una demostración de elevada sutileza y de belleza deslumbrante. Al parecer, Fermat había encontrado su Arquí­medes inglés.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.