Tesoros budistas de China en Dunhuang

Grutas ornamentadas como templos documentan a lo largo de la antigua Ruta de la Seda las transformaciones culturales y religiosas de un milenio. Los arqueólogos están procurando conservar sus pinturas y estatuas, muy amenazadas hoy de deterioro.
Mil novecientos kilómetros al oeste de Beijing, entre los desiertos de Gobi y de Takla Makán, se halla una de las más importantes puertas culturales del mundo: la ciudad de Dunhuang --nombre que significa "faro brillante"-- era el último oasis para los viajeros chinos que iban a occidente siguiendo los ramales norte o sur de la Ruta de la Seda. Ambos caminos bordeaban el terrible desierto de Takla Makán, al extremo del cual se juntaban de nuevo en Kashi (1600 kilómetros al oeste). Para quienes se dirigían hacia el este, las dos fortalezas de Dunhuang --la Puerta de Jade, o Barrera del Yumen, y la Barrera del Yang-- representaban el final feliz de la travesía del Takla Makán, jalonada por blancas osamentas de camellos, caballos e infortunados viajeros. Este fortificado puesto fronterizo era como la última prolongación de la Gran Muralla de China.
Del siglo iv al xiv, los 7500 kilómetros de la Ruta de la Seda comunicaron a China con Roma y con todos los países intermedios, como Tíbet, India, Turkestán, Afganistán y la pe­nínsula de Arabia. Dicha ruta --cuyo nombre lo acuñó en el siglo xix un explorador, el barón Ferdinand von Richthofen-- fue bastante más que una vía comercial: fue la primera gran autopista de la información, que se extendía por una cuarta parte de la circunferencia del globo, prácticamente por todo el mundo entonces conocido. De oriente vinieron pasmosas riquezas y las innovaciones técnicas de China: seda, cerámicas, pieles y, más adelante, el papel y la pólvora; de occidente fueron allá el algodón, las especias, las uvas, el vino y el vidrio. Junto con estas mercancías, en agitado intercambio siempre expuesto a mil azares, entre ellos los asaltos de los bandidos, se trasladaban también el arte y las ideas, transformando culturas muy diferentes.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.