Xenotrasplantes

Tras decenios de esfuerzos para superar la escasez de órganos procedentes de cadáveres, los cirujanos podrán obtenerlos de una nueva fuente.
Volemos con la imaginación a un día cualquiera de un futuro relativamente cercano. Primeras horas de la mañana. Un equipo de cirujanos extrae con decisión corazón, pulmones, hígado y páncreas de un donante. A renglón seguido un técnico especializado empaqueta estos órganos entre trozos de hielo y corre raudo hasta un aeropuerto cercano. Corazón e hígado aterrizan pocas horas después en una ciudad, los riñones en otra, mientras que los pulmones y el páncreas llegan a una tercera. Transportados rápidamente a hospitales de cada una de esas ciudades, los órganos seleccionados se trasplantan a pacientes afectados por graves enfermedades. Los órganos recién trasplantados funcionan y seis personas reciben con ellos una nueva inyección de vida. Lejos, en el centro de donantes, los cirujanos repiten el procedimiento una vez y otra; nuevos trasplantes se llevan a cabo en quirófanos distribuidos por todo el país. Sólo en ese día de nuestro relato se están realizando en un país como los Estados Unidos de América más de cien trasplantes.
¿Cómo es posible que se hayan encontrado tantos donantes de órganos? Hay una sencilla explicación. Los órganos no se extraen de cadáveres humanos, sino de cerdos. Aunque ese milagro médico no sea todavía una realidad, los autores de este artículo, al igual que otros investigadores, nos encaminamos hacia ello con paso seguro. Nuestros esfuerzos se ven respaldados por la conciencia clara de que el suministro de órganos humanos será siempre insuficiente para satisfacer una demanda acuciante. Son miles los pacientes que esperan trasplantes de corazón, hígado, riñón, pulmón o páncreas, y millones de personas se debaten entre la vida y la muerte afectadas por enfermedades graves que algún día podrían ser curables con otros tipos de donantes. La hemofilia, la diabetes e incluso las enfermedades de Alzheimer y de Parkinson se cuentan entre las que muy bien pudieran tratarse con células trasplantadas. Por eso la presión para encontrar nuevos caminos que permitan trasplantar células y órganos animales a pacientes --el xenotrasplante-- aumenta de manera constante.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.