Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2008
Etología

¿Es sincero el canto de las aves?

El estudio del canto de las aves arroja luz sobre la fiabilidad de la comunicación animal.
A veces, las personas podemos tener la tentación de ser poco sinceras con los demás. Hay quien exagera sus ingresos para impresionar a las amistades; otros, los subestiman ante Hacienda. Si bien la moralidad influye en el grado de verdad de nuestros mensajes, también es cierto que, para decidir si merece la pena o no distorsionar esa verdad, realizamos un cálculo racional de costes y beneficios. Mentir puede merecer la pena si la recompensa que obtenemos por ello supera el castigo de ser descubierto; después de todo, somos humanos.
Cuando los animales se comunican, en cambio, no esperamos que basen sus decisiones en valores morales ni en normas sociales. Suponemos que las reglas que determinan la honradez, o fiabilidad, de una señal animal sean impuestas por la selección natural, es decir, que los costes y beneficios de la sinceridad (o la mentira) se valoren, en última instancia, en términos de éxito reproductor. Conocer el modo en que opera la selección natural para mantener la fiabilidad de las señales animales y determinar la naturaleza del resultado constituye una de las principales cuestiones de la investigación actual sobre comportamiento animal.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.