Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2005
Geología

Mareas internas y talud continental

¿Deben su configuración los márgenes continentales a unas olas que circulan bajo la superficie de los mares?
Imaginemos que el mar ha desaparecido ante la playa y se nos permite explorar el territorio que el agua ocultaba. Al principio el camino será fácil. Atravesaremos la plataforma continental, una meseta casi llana compuesta por los sedimentos procedentes de la erosión de los continentes. A derecha e izquierda distinguiremos cauces fluviales excavados en pasadas edades del hielo, cuando la formación de glaciares, al hundir el nivel del mar más de 100 metros, dejó al descubierto la plataforma continental Aquí y allá, veremos por esa planicie campos ondulados, tal vez dunas; deben su origen al movimiento de las olas y las corrientes del océano ahora desaparecido.
Con el tiempo, llegaremos al borde de la plataforma continental. Dependiendo del lugar del mundo en que estemos, se encontrará a sólo cinco kilómetros de la costa (frente al centro de Chile) o a más de cien (en la mayor parte de la costa oriental de los EE.UU.). Allí, donde la profundidad del mar superaba los 100 metros, admiraremos la magnífica vista que nos ofrecerá, con sus tres kilómetros de desnivel hasta el abisal fondo del océano, el talud continental. Esta inclinación representa la vertiente marina de la imponente masa de sedimentos procedentes de la erosión continental y depositados en ese tajo por ríos, olas, corrientes y glaciares.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.