Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1992
Oncología

Invasión de células cancerosas y metástasis

La amenaza más seria del cáncer para la vida es la diseminación inadvertida de las células tumorales por todo el cuerpo. Una mejor comprensión de cómo estas células invaden los tejidos ayuda a plantear nuevos tratamientos.

Supongamos que, en el curso de un examen rutinario, una mujer de 55 años se entera de que en la mamografía aparecen signos de tumoración sospechosa en una mama. Con la ayuda de un microscopio y una muestra de la masa del tejido, un anatomopatólogo puede diagnosticar fácilmente si el tejido es maligno. Más difícil resulta determinar el pronóstico de esa paciente. Depende de un fenómeno celular que no puede observarse directamente: la metastatización, la diseminación de las células malignas por todo el cuerpo que pone en marcha el desarrollo de tumores secundarios.

Cuando el tratamiento de un cáncer fracasa, la metástasis es la causa primaria de muerte. Si un tumor primario se detecta en una fase precoz y se elimina antes de que aparezcan metástasis, el cáncer quedará erradicado. En cambio, si ya han aparecido metástasis, aunque éstas sean microscópicas, el pronóstico es grave. Abandonadas a su suerte, las metástasis crecerán y acabarán con la vida del enfermo.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.