Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Mamíferos de la isla de Europa

En una mina de Messel se han conservado, en un estado espléndido, fósiles de los mamíferos que recorrían Europa cuando ésta era una isla. La recuperación de los restos nos devuelve un momento decisivo de la historia evolutiva.

Hace 50 millones de años un lago cubría la actual localidad minera de Messel, a 20 kilómetros de Frankfurt. Los animales se acercarían a beber de sus aguas engañosamente tranquilas. Rondarían por la orilla, se bañarían en las zonas más someras o se colgarían de las ramas suspendidas sobre el agua. Los murciélagos constituirían las víctimas ideales mientras sobrevolaban las zonas más profundas, rasando su superficie rizada en persecución de insectos.

En esos momentos y a intervalos demasiado largos para que los animales pudieran darse cuenta de la existencia de cualquier pauta, una nube de gas venenoso alcanzaría súbitamente la superficie, asfixiando a todas las criaturas a su alcance. (Hay constancia fidedigna de sucesos de ese tipo. Sin ir más atrás, hace seis años un lago de Camerún arrojó una nube de dióxido de carbono y mató a miles de personas y animales.) En cada explosión de gas, el lago de Messel arrojaría sus amplias redes, enviando una nueva cosecha de animales hacia el fondo del lago. Allí, las condiciones tóxicas preservaron frecuentemente los tejidos blandos hasta el extremo de que podemos, a menudo, distinguir la piel de un roedor, las escamas de un pangolín, los huesos del oído interno de un animal e, incluso, el contenido de su última pitanza. Los fósiles dieron cuerpo a una capa de fangos bituminosos que crecía lentamente en el fondo del lago.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.