Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 1995
Economía

Desequilibrios de la economía española

La economía es una ciencia que se enfrenta a un momento dinámico, complejo y cambiante. Por ello, a nadie debiera extrañarle que no pueda dar soluciones exactas, ni alcanzar equilibrios estables.

Como todo cuerpo en movimiento, la economía mantiene posturas con equilibrios cambiantes e incluso con desequilibrios que pueden afectar su estabilidad futura. Por ello, el concepto de equilibrio en economía es muy flexible dentro de unos márgenes. No se piense que, como en un problema de física, sólo hay un punto de equilibrio. La economía tiene equilibrios muy distintos, como múltiples son las posturas que puede adoptar el cuerpo humano sin llegar a caerse.

Habitualmente, los economistas se fijan en unos cuantos aspectos para concretar los riesgos de perder el equilibrio que garantice un crecimiento “sostenido” de la economía de un país durante los próximos meses, trimestres o incluso años. Estos “desequilibrios básicos” son cuatro: paro, inflación, déficit público y déficit exterior. El paro, como indicativo de una inadecuada utilización de los recursos humanos disponibles; la inflación, en cuanto introduce perturbaciones que terminan afectando al crecimiento; el déficit público, como posible responsable de la utilización de una parte excesiva de los recursos disponibles para otras inversiones alternativas, y el déficit exterior, como muestra de las necesidades del país de acudir al ahorro internacional.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.