Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 1999Nº 274

Medicina

Regeneración de las células nerviosas en adultos

Según tesis defendida en neurología, el cerebro humano adulto no regenera sus células. Pero semejante declaración debe revisarse. Más aún, la capacidad formadora recién descubierta podría llevarnos al tratamiento eficaz de las enfermedades neurológicas.
Menear
Si nos rasgamos la piel, la herida se cerrará en pocos días. Si nos rompemos la pierna, la fractura se soldará, siempre que el hueso esté en la posición correcta. Casi todos los tejidos se autorreparan en alguna medida a lo largo de la vida. Mucho tienen en ello que ver las células madre, versátiles; se parecen a las del embrión en desarrollo por su capacidad de multiplicarse punto menos que ilimitada y de generar no sólo copias de sí mismas, sino también tipos celulares diversos. La médula ósea proporciona un ejemplo esclarecedor. De las células madre de la médula proceden todas las células de la sangre: eritrocitos, plaquetas y leucocitos. Otras células madre producen los diversos componentes de la piel, el hígado o el epitelio intestinal.
El cerebro de un humano adulto puede, a veces, compensar la lesión sufrida estableciendo nuevas conexiones entre las neuronas supervivientes. Pero no puede repararse a sí mismo, pues carece de células madre que permitan la regeneración neuronal. Al menos eso era lo que la neurobiología aceptaba hasta hace muy poco.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados