Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El cristalino

La investigación del cristalino ha abierto la posibilidad de un tratamiento preventivo de las cataratas. Menos esperada era la luz que arroja sobre las enfermedades neurodegenerativas.

El cristalino constituye el único tejido transparente del organismo humano. En los últimos años, los expertos han determinado que esa transparencia —imprescindible para enfocar la luz— emerge, en buena medida, de cierta capacidad exclusiva: la de activar un programa de autodestrucción de sus propias células que se detiene en el instante previo a su fin. Operando así, deja células vacías, aunque viables, que transmiten los rayos visibles.

Una mejor comprensión del mecanismo en cuya virtud las células del cristalino se tornan y permanecen transparentes debería arrojar luz sobre la prevención de las cataratas que ensombrecen el cristalino. Para remediar este trastorno cegador no hay otra vía que sustituir el cristalino por un implante artificial; aun así, en numerosas ocasiones aparecen complicaciones que exigen volver a pasar por el quirófano. Dado que las cataratas afectan sobre todo a las personas mayores, cualquier método que frenara, detuviera o incluso revirtiera las cataratas sería, por supuesto, de gran ayuda.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.