Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

FILOGENIA DE MITOS

En el artículo de Julien d'Huy «La evolución de los mitos» [Investigación y Ciencia, febrero de 2017], el gráfico que reproduce el árbol genealógico del mito de la Caza Cósmica emparenta textos griegos y romanos con la tradición oral de algunas tribus indígenas norteamericanas, como los ojibwa. El sorprendente parecido entre las distintas versiones de este mito lleva al autor a concluir que el vínculo entre ellas estaría en los pueblos siberianos que emigraron a América hace 15.000 años.

Sin embargo, una manera más directa de explicar dichas semejanzas sería mediante la influencia que los sacerdotes y misioneros europeos ejercieron a partir de 1492 en el continente americano. Los clásicos griegos y romanos debieron formar parte de su educación, y una manera natural de trabar contacto con la población indígena seguramente fuese compartir historias y mitos sobre el mundo natural.

John R. Hale
Director de Ciencias y Humanidades
Universidad de Louisville

¿Cómo puede el autor resistirse a estudiar los mitos más grandes de todos, como el de Adán y Eva, el del Jardín del Edén o el de Noé y el Diluvio?

Edward Chiasson

D'Huy da por sentado que los paralelismos entre mitos siempre aparecen como resultado de la transmisión, no de la invención directa. Esto le lleva a formular la extraña conclusión de que cierta historia de los indios pies negros deriva del mito griego de Polifemo.

Por más que realmente me gustaría ver una confirmación empírica de que los mitos y las leyendas constituyen una especie de memoria del pasado remoto, no creo que tales conclusiones sean mucho más que una especulación romántica envuelta en algoritmos y estadística.

John Richardson
Edmonton, Alberta

D'Huy ha hecho un magnífico trabajo explicando sus teorías sobre el origen paleolítico —o incluso anterior— de las distintas familias de mitos. Su interpretación de la figura mitad humana, mitad animal que aparece junto a varios bisontes en la cueva francesa de Trois-Frères, la cual explica en términos del mito de Polifemo, debe sin duda considerarse una posibilidad.

Sin embargo, también he leído que la misma figura ha sido descrita como tocando un arco musical, lo que vendría a convertirla en una especie de Flautista de Hamelín. Me gustaría saber si el autor tiene algo que comentar con respecto a una posible relación entre la historia del Flautista de Hamelín y el mito de Polifemo.

Peter Faris
Aurora, Colorado

 

RESPONDE D'HUY: Resulta sin duda muy natural intentar explicar las similitudes existentes entre los mitos europeos y los amerindios a partir de la influencia de los sacerdotes y comerciantes procedentes de Europa, como sugiere Hale. Sin embargo, las pruebas empíricas no respaldan esta idea. Por ejemplo, los estudios estadísticos sobre las variaciones de un mismo mito muestran con frecuencia que las versiones siberianas y las amerindias del noroeste se encuentran en una posición intermedia entre las de Eurasia occidental y otras versiones amerindias.

En cuanto a la pregunta de Chiasson, ya hay en marcha estudios sobre las variantes de los mitos del Diluvio y de la Torre de Babel. Los resultados deberían aparecer publicados dentro de poco.

A Richardson: Tal y como claramente ha demostrado el antropólogo Yuri Berezkin, numerosas variantes eurasiáticas (sobre todo procedentes de Siberia y Asia central) y amerindias del mito de la Caza Cósmica exhiben paralelismos que llegan incluso a los detalles menores, lo que solo puede explicarse a partir de vínculos prehistóricos e históricos particulares y muy antiguos entre ambas tradiciones continentales. En lo que se refiere a Polifemo, varios estudios de otros autores sobre su distribución a lo largo del mundo, la estructura de su historia y otros datos estadísticos han demostrado tanto la extrema antigüedad de la versión griega como la conexión prehistórica entre las versiones eurasiáticas y la indígena norteamericana. Los estudios filogenéticos y otras pruebas aportadas por fuentes independientes apuntan también a la misma conclusión; algo muy alejado de la «especulación romántica».

En respuesta a Faris, el prehistoriador Henri Begouën (cuyos hijos descubrieron la cueva) y el arqueólogo Henri Breuil propusieron una conexión entre un arco musical y la figura híbrida ya en 1958. Pero, hasta donde yo sé, el tipo de historia del Flautista de Hamelín solo cuenta con tradición en Europa y es, con toda probabilidad, demasiado reciente. Esta hipótesis tal vez pudiese ponerse a prueba ampliando las bases de datos con todas las historias conocidas en las que un truhan acaba llevándose un rebaño de animales.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.