Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Hace 50, 100 y 150 años

Recopilación de noticias publicadas en Scientific American.
Por Daniel C. Schlenoff

El hotel Grand Pacific de Chicago, según un bosquejo de 1870. [SCIENTIFIC AMERICAN, VOL. XXIII, N.o 1, 2 DE JULIO DE 1870]

1970
Sobre nervios y conducta

«Razonaba Darwin que, como el ser humano había evolucionado a partir de animales inferiores, nuestras conductas debían de tener sus paralelos en las de ellos. Las ideas radicales de Darwin estimularon los estudios sobre la conducta animal, lo que abrió el camino a una experimentación que no era factible con humanos. Los cangrejos de río, las sanguijuelas, diversos insectos y los caracoles poseen la gran ventaja de que su sistema nervioso se compone de relativamente pocas células nerviosas (quizá 10.000 o 100.000 frente al billón más menos de los animales superiores). En esos animales puede empezarse a trazar, en células individuales, no solo la información sensorial que recibe el sistema nervioso y las acciones motrices que el mismo ejecuta, sino la secuencia total de la actividad subyacente a la respuesta conductual. —Eric R. Kandel»

Kandel fue galardonado con el premio Nobel de fisiología o medicina de 2000.

 

1920
El valor de un mineral

«Durante siglos, el amianto no fue sino una curiosidad, una mística paradoja mineral, en todos los aspectos una piedra sólida aunque formada por fibras como sedosas, de por sí tan robustas que millones años de enfriamientos, endurecimientos y agrietamientos de la Tierra no rompieron esas hebras. El casi inestimable valor económico del amianto procede del hecho de que posee una inigualable combinación de características y de resistencia al calor y al desgaste. La perfección de los aislamientos térmicos (y del frío) y su empleo en miles de centrales eléctricas estadounidenses ahorra energía y combustibles por valor de millones de dólares al año.»

Recuperar los bosques

«Al fin los estadounidenses hemos cobrado plena conciencia de la gravedad de la amenaza a nuestra riqueza forestal. Durante decenios hemos estado talando nuestros bosques sin pensar casi en la reforestación; en los últimos diez años, un sinnúmero de revistas y diarios han estado demandando toneladas y toneladas de papel cada semana, lo cual supone la tala de centenares de hectáreas de espléndidos árboles. Con el comienzo de la Gran Guerra se talaron más bosques para construir grandes cuarteles, barcos y otras obras. Y ahora nos encontramos con unos bosques seriamente mermados. Es hora de rectificar y restaurar, pues la madera es algo sin lo cual apenas prosperaremos.»

 

1870
El debate sobre Darwin

«El abate Moigno es una autoridad científica y a la vez un católico de ortodoxia incuestionable, lo cual no deja de añadir trascendencia a las siguientes notas que publicó en Les Mondes: “En vista de la hostilidad surgida en algunos círculos contra la investigación científica como propicia al descreimiento, son de interés las manifestaciones de quien confiesa una fe tan conservadora. Los principios, sobre los que pueden sentirse seguros los científicos cristianos, fueron admirablemente expuestos por el profesor Dana en su reciente conferencia, en la cual  abordó la cuestión de la teoría de Darwin. En el curso de sus observaciones afirmó que creer en una teoría de la evolución no es ateísmo, que los hechos científicos revelan claramente un cierto esquema evolucionista, y que el libro de Darwin fue una obra de gran mérito. Que nadie tema a la investigación científica.”»

 

El gran hotel de Chicago

«La Compañía de Hoteles del Pacífico está a punto de erigir, en Chicago, el magnífico edificio del que aquí ofrecemos un grabado. El coste del edificio es de un millón de dólares, y cuando esté terminado será uno de los hoteles más grandes y completos del continente. […] Chicago ha sido durante mucho tiempo favorecida con buenos hoteles, pero esta empresa promete, cuando se inaugure el hotel en 1872, una posición en la primera fila. El arquitecto de la estructura, William W. Boyington, de Chicago, ha logrado con su contribución a la obra un mérito profesional muy notable.»

La construcción del hotel acabó en 1873, pero en 1895 las exigencias de una ciudad en rápido crecimiento habían eclipsado la necesidad de este edificio antaño impresionante, y buena parte de él fue derribado.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.