Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

ILUSTRACIÓN DE GALEN DARA

Es el momento de comenzar de nuevo. Ha transcurrido más de un siglo desde que el neuropatólogo Alois Alzheimer impartiera la primera conferencia científica en la que describió la enfermedad que hoy lleva su nombre, pero seguimos sin disponer de tratamientos eficaces contra este ladrón de mentes, menos aún de una cura. En la actualidad, entre 40 y 50 millones de personas padecen alzhéimer y otras demencias. Los fármacos que se han sometido a prueba, centrados en un único tipo de lesión, han fracasado dolorosamente una y otra vez. Los investigadores comienzan a afirmar que ha llegado la hora de replantear la estrategia contra la enfermedad.

Es obvio que los pacientes y sus familias conocen esas dificultades desde hace décadas. En este informe especial ofrecemos una visión general sobre el conocimiento actual del alzhéimer e indagaremos en el espectro de sus causas, que abarca desde problemas en el seno del cerebro hasta alteraciones en el ambiente. Los neurocientíficos han descubierto cinco áreas (como las reacciones inmunitarias en los tejidos cerebrales) que han recibido escasa atención pero podrían contener el germen de una nueva esperanza [«Las bases neurobiológicas del alzéimer»]. Acto seguido, revisaremos con visión crítica la «hipótesis del amiloide», que ha dominado hasta ahora la búsqueda de tratamientos, y comprobaremos si aún mantiene su vigencia [«El conflicto de los fármacos antiamiloideos»]. Retomaremos otro campo relegado, el de la investigación de la mujer, expuesta a un riesgo mucho mayor de contraer la enfermedad que el varón, y describiremos los nuevos estudios acerca del papel de los estrógenos y de la menopausia en el deterioro mental [«El nexo entre la menopausia y el alzhéimer»]. Para acabar, examinaremos análisis recientes que demuestran que la contaminación atmosférica agrava el riesgo de alzhéimer de forma insospechada y exploraremos el vínculo entre el aire contaminado y el deterioro del cerebro [«La influencia de la polución en la demencia»].

Otros artículos del informe especial El futuro de la medicina: Una nueva era para el alzhéimer

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.