Alto a los malos olores

Algunos materiales de carbono pueden capturar las sustancias volátiles y combatir con eficacia los malos olores.
BRUNO VACARO
Hay olores de los que parece imposible desembarazarse. Uno de los ejemplos más persistentes nos lo proporciona el humo del tabaco, si bien desde hace unos años se comercializan cabinas antihumo para que
fumadores y no fumadores puedan reunirse sin que los segundos se sientan molestos y la vestimenta no acabe oliendo a tabaco frío. ¿A qué se debe la tenacidad de ciertos olores? ¿Cómo combatirla?
Nuestro sentido del olfato reacciona de una manera u otra en función de la sustancia a la que se enfrente. Al entrar en contacto con los cilios olfativos de la mucosa nasal, las moléculas odoríferas
desencadenan una cascada de reacciones biomoleculares que desembocan en la percepción de un olor. Como ocurre con la mayoría de nuestros sentidos, por debajo de cierto umbral no advertimos nada. Después, la
intensidad de la sensación aumenta de manera proporcional al logaritmo de la magnitud del estímulo. En el caso del olfato, este consiste en la concentración de compuestos odoríferos en al aire. Esa relación
general, conocida como ley de Stevens, abarca comportamientos muy diversos.
Comparemos dos casos extremos: el nitrobenceno y el fenol. Cuando la concentración de nitrobenceno, que posee un fuerte aroma a almendra, se reduce a la décima parte, la disminución de la intensidad olfativa
percibida es la misma que cuando dividimos por 10.000 la concentración de fenol, de tufo alquitranado. Eso explica la rapidez con la que desaparece el olor a nitrobenceno, frente a la persistencia del fenol.
Además, sus umbrales de percepción resultan muy diferentes. El metilmercaptano, con un característico olor a col, lo detectamos aun cuando su concentración asciende a una molécula por mil millones de moléculas
en el aire. Para el sulfuro de hidrógeno, causante del hedor a huevo podrido, el umbral se encuentra en diez moléculas por mil millones. Y para la acetona, en diez por millón. Por tanto, para eliminar según qué
tipo de olores habremos de hacer frente a objetivos muy distintos desde el punto de vista cuantitativo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.