Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Abril 2012Nº 427
Historia de la ciencia

Historia de la ciencia

Científicos en el exilio

El drama de la ciencia en España tras la guerra civil.
Menear
El golpe militar de 1936 contra la Segunda República y los tres años de guerra civil son acontecimientos clave para la España actual. La instauración de un régimen militar dictatorial y la aniquilación de las instituciones republicanas no solo provocó una profunda crisis social, sino que se sumó a la crisis económica internacional de los años treinta y a la inestabilidad política internacional que llevó a la Segunda Guerra Mundial. Esas circunstancias extremas afectaron negativamente al cultivo de la ciencia en España. Una amplia historiografía ha puesto de relieve en los últimos años la dimensión de la represión política y el exilio de los científicos republicanos. Una historiografía que abarca orientaciones diversas e incluye historias de vida, enfoques institucionales o disciplinares. La progresiva desaparición de las grandes figuras del exilio científico en los años setenta del siglo xx originó, en los países de destino, los primeros homenajes y reconocimientos a una generación que la España franquista había silenciado.
Una parte de la historiografía actual habla de una verdadera comunidad científica republicana en el exilio. El concepto es discutible si se tiene en cuenta que toda comunidad científica se engendra por y para una sociedad en estrecha vinculación con el marco institucional, los laboratorios, las universidades, los hospitales y centros de investigación. La organización social de la actividad científica, integrada en el contexto internacional, refleja las inquietudes, problemas y retos de la sociedad. Por eso cabe preguntarse si puede existir una comunidad científica en el exilio, sin un referente político-social, un Estado o nación que la sustente. Ciertamente, los científicos republicanos que abandonaron España en los años treinta mantuvieron una cohesión mientras era plausible el retorno de la España republicana. Sin embargo, la consolidación del franquismo trasladó esa realidad posible al dominio de lo imaginario, y a una cohesión que les otorgó gran influencia social, política y científica en algunos de los países de destino.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados