Entrelazamiento macroscópico entre diamantes

El pasado mes de diciembre, la revista Science publicaba un artículo que refería el entrelazamiento entre los estados cuánticos de dos diamantes separados una distancia de quince centímetros.
WIKIMEDIA COMMONS/ALEXANDER DREYER/CC BY-SA 3.0
El pasado mes de diciembre, la revista Science publicaba un artículo que refería el entrelazamiento entre los estados cuánticos de dos diamantes separados una distancia de quince centímetros. El entrelazamiento cuántico permite que dos o más objetos mantengan ciertos vínculos entre sí, con independencia de la distancia a la que se encuentren. Dos hipotéticos dados entrelazados, por ejemplo, caerían siempre con el mismo número aunque se lanzasen en lugares muy distantes. Sin embargo, estas correlaciones resultan extremadamente frágiles, motivo por el que los experimentos suelen llevarse a cabo con sistemas muy controlados, como una pareja de átomos aislados y enfriados a temperaturas cercanas al cero absoluto.
Los autores del estudio, sin embargo, demostraron que el entrelazamiento también puede lograrse a temperatura ambiente y entre objetos macroscópicos: en su caso, dos diamantes sintéticos de tres milímetros de largo. Los investigadores dividieron en dos un rayo láser, con el que después iluminaron las gemas. Cuando un fotón incidía en una de ellas y le transfería energía en forma de fonón (un cuanto de energía vibratoria), la partícula de luz era dispersada y canalizada hacia un detector. La llegada de un fotón indicaba, por tanto, que se había creado un estado vibratorio en los diamantes.
Según explica Ian Walmsley, físico de la Universidad de Oxford y uno de los autores del estudio: «Sabemos que en algún lugar de la estructura hay un fonón. Sin embargo, resulta imposible determinar, ni siquiera en teoría, a qué diamante corresponde». Según la mecánica cuántica, eso quiere decir que el fonón no se encuentra confinado en ningún diamante concreto; antes bien, ambos entran en un estado entrelazado en el que comparten un fonón.
Walmsley admite que el entrelazamiento con diamantes solo perdura durante un tiempo muy breve. Con todo, espera que las investigaciones sobre el tema comiencen a emplear materiales más comunes. «Creo que nuestro experimento proporciona una nueva perspectiva y un nuevo ejemplo de que algo comienza a progresar en esa dirección», concluye.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.