Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Tercera forma del carbono

El buckminsterfullereno, recientemente sintetizado, es una forma más de carbono que viene a unirse al diamante y al grafito y puede que tenga aplicaciones importantes.

Investigadores de Arizona y Alemania han dado nuevo lustro al hollín. Han aislado, a partir del mismo, ciertas cantidades de un microagregado de 60 átomos de carbono llamado buckminsterfullereno, en honor del proyectista de la cúpula geodésica. La substancia aislada, que es un cristal brillante de color pardo, constituye la tercera forma del carbono (las otras dos son el diamante y el grafito) y podría abrir nuevos horizontes en síntesis química. "Se ha desatado la imaginación sobre las posibilidades de uso", dice Ricahrd E. Smalley, de la Universidad Rice, que ayudó a descubrir el microagregado y determinó su estructura. "Es un nuevo material de partida para compuestos orgánicos, semejante al descubrimiento del benceno en 1825".

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.