Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

GETTY IMAGES/URUPONG/ISTOCK

«Gravedad cuántica en el laboratorio», de Tim Folger [Investigación y Ciencia, junio de 2019], menciona el experimento del siglo XVIII en el que Henry Cavendish midió la masa de la Tierra. La inspiración para ese estudio provino del trabajo de Charles Mason y Jeremiah Dixon, quienes intentaban establecer la frontera entre Pensilvania y Maryland. Cavendish se percató de que sus plomadas se habían visto afectadas por los montes de Allegheny.

Mark Arnold

 

Folger explica que uno de los principales problemas para observar efectos cuánticos de la gravedad es «la necesidad de llevar grandes objetos a estados de superposición que duren unos segundos y mantenerlos lo bastante juntos para que la gravedad pueda entrelazarlos». Lograr eso con esferas de diamante de pocos micrómetros reviste gran dificultad, ya que la gravedad de la Tierra es enorme en comparación con la de dichos objetos. Y si las esferas se dejan caer, la longitud que deben recorrer aumenta con el cuadrado de la duración requerida.

Sin embargo, tales mediciones podrían llevarse a cabo en un entorno ingrávido, como el de la Estación Espacial Internacional. En tal caso, el experimento podría prolongarse durante un día o más y podría repetirse múltiples veces.

Robert H. Beeman
Coral Springs, Florida

 

¿Por qué debería la gravedad existir a nivel cuántico?

Bill Yancey
St. Augustine, Florida

 

RESPONDE FOLGER: Consideré comenzar mi artículo con una anécdota similar a la que relata Arnold. A principios de la década de 1770, el científico británico Nevil Maskelyne viajó hasta el monte Schiehallion, en Escocia, para comprobar si su masa desviaría una plomada y, en tal caso, usar el fenómeno para estimar la densidad de la Tierra. El resultado, calculado por el matemático Charles Hutton a partir de los datos de Maskelyne, se desviaba en un 20por ciento del valor aceptado hoy. El trabajo de Maskelyne muestra lo ingenioso que fue Cavendish: su experimento no requería usar una montaña como masa de prueba, sino solo las pesadas esferas de su cobertizo.

En cuanto a la sugerencia de Beeman, varios físicos han propuesto una misión espacial, MAQRO, para llevar a cabo ese tipo de superposiciones cuánticas en el espacio. Sin embargo, dicho proyecto aún no ha recibido financiación.

En respuesta a Yancey: si la gravedad no existe a nivel cuántico, ¿por qué aparece en nuestro nivel? La naturaleza fundamental de la gravedad es justo lo que intentan elucubrar estos experimentos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.