Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Cartas de los lectores: Lunas y paradoja de Fermi

GETTY IMAGES/URUPONG/ISTOCK

«El origen de la Luna», de Simon J. Lock y Sarah T. Stewart [Investigación y Ciencia, julio de 2019], plantea que nuestro satélite se formó a partir de una masa de roca vaporizada con forma de rosquilla, una «sinestia», tras la colisión de la proto-Tierra con un cuerpo del tamaño de Marte.

La paradoja de Fermi se pregunta por qué, habiendo tantos planetas en la galaxia, aún no hemos detectado signos de una civilización extraterrestre. Al respecto se han sugerido numerosas respuestas, pero una de las menos rebuscadas es la hipótesis de la «Tierra exótica»: puede que no haya otras civilizaciones porque las condiciones que han permitido la evolución del ser humano en nuestro planeta son extremadamente improbables. Una de tales condiciones es la existencia de un satélite de gran tamaño que estabilice el eje de rotación de la Tierra, ya que un eje inestable habría implicado fluctuaciones climáticas extremas.

Lock y Stewart afirman que las sinestias podrían ser habituales en otros sistemas planetarios. ¿Aumenta ello la posibilidad de que existan «sistemas duales», como el que forman la Tierra y la Luna?

John Takao Collier

 

RESPONDEN LOS AUTORES: Aunque las sinestias son comunes, no todas ellas dan lugar a una luna de gran tamaño. Las sinestias se dan en una amplia variedad de formas, tamaños y estados térmicos y de rotación. Por su parte, las dimensiones de un satélite dependen de la cantidad de masa que el fenómeno inyecte en las órbitas exteriores del planeta. Solo una pequeña fracción de los impactos aportará la masa suficiente para generar una luna voluminosa. Aún seguimos examinando el abanico de condiciones que podrían permitirlo.

Las sinestias constituyen una aportación más a la gran pregunta de hasta qué punto es exótica la vida en la Tierra. Si un «sistema dual» como el nuestro es común o no sigue siendo una incógnita. Aún hemos de entender cuáles de las características especiales de nuestro planeta se determinaron durante su formación.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.