Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2019
Paleontología

Un banco de peces fosilizado

Una losa de piedra deja entrever que la dinámica de los cardúmenes de hace 50 millones de años se regía por las mismas reglas que hoy.

Estos peces primitivos nadaban en formación cerrada, lo que les habría ayudado a eludir a sus enemigos. [FUENTE: «Inferring collective behaviour from a fossilized fish shoal». Nobuaki Mizumoto, Shinya Miyata y Stephen C. Pratt en Proceedings of the Royal Society B, mayo de 2019 (royalsocietypublishing.org/doi/10.1098/rspb.2019.0891); Shinya Miyata, Universidad Josai (fotografía)]

La muerte fulminante de un grupo de alevines que nadaba velozmente en las aguas de un lago, hace unos 50 millones de años, está ayudando a los paleontólogos a desentrañar aspectos del comportamiento social primitivo. La causa última se desconoce, pero sus cuerpos quedaron «congelados» en el tiempo al instante.

Nobuaki Mizumoto, de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe, y sus colaboradores examinaron una losa procedente del oeste de Estados Unidos que albergaba los restos fósiles de 257 individuos de un pez hoy extinto (Erismatopterus levatus), apiñados en un cardumen compacto. El equipo analizó la ubicación y la orientación de cada uno de ellos y, a continuación, modelizó dónde habría estado situado cada individuo justo después del instante preservado en la losa.

Los resultados, publicados en Proceedings of the Royal Society B el pasado mayo, demuestran que ya entonces los peces seguían dos normas adoptadas por sus homólogos modernos y que pueden describirse como «repulsión» y «atracción». Cada individuo mantenía una mínima distancia con respecto a sus compañeros más cercanos (para evitar las colisiones), pero tendía a nadar hacia los más alejados, lo cual facilitaba la cohesión del grupo. Como los bancos contemporáneos, el cardumen fosilizado poseía una forma alargada que habría ayudado a sus integrantes a burlar a los depredadores.

Artículo original publicado en Nature, 28 de mayo de 2019. Traducido con el permiso de Nature Research Group © 2019.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.