Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2014
Arqueología

El nacimiento de la escritura en Egipto

Los grabados rupestres, las vasijas pintadas o los sellos del Egipto del cuarto milenio documentan la existencia de varios sistemas gráficos precursores de los jeroglíficos.

© Fedor Selivanov/THINKSTOCK

En síntesis

Los escritos egipcios más antiguos conocidos se remontan al año 3250 antes de nuestra era. En esa época ya existían varios sistemas gráficos: conjuntos estructurados de signos en soportes diversos, como rocas o vasijas.

Los egipcios se acostumbraron a atribuir un sentido a esos signos gráficos con independencia de su soporte y a asociarlos entre sí de acuerdo con reglas precisas.

La innovación que dio lugar al nacimiento de la escritura fue otorgar un carácter fonético a los signos gráficos. A su vez, eso contribuyó a que un mensaje pudiese ser descifrado fuera de su contexto de producción.

La voluntad humana de registrar mensajes comenzó a manifestarse a finales del Paleolítico, hace unos 35.000 años, con las primeras pinturas rupestres. Las más antiguas que se conocen se encuentran en la cueva de Chauvet, en el sudeste de Francia. En grutas ocupadas en una etapa posterior, como la de Lascaux (unos 18.000 años antes de nuestra era) pueden contemplarse, junto a grandes pinturas de animales, algunos signos no figurativos, como trazos, triángulos abiertos o puntos. Sin embargo, los múltiples estudios que se han llevado a cabo no han sido capaces de interpretar su significado. Se han descubierto asimismo otros sistemas de signos en diversas partes del mundo, muy especialmente en Egipto, elaborados sobre soportes de varias clases, como paredes rocosas, recipientes y huesos.

Aquí denominaremos tales conjuntos de signos «sistemas gráficos». Todos ellos siguen una serie de reglas, tanto en lo tocante a confección de cada elemento como a sus posibles combinaciones. Pero ¿podemos hablar de escritura? Existe un vivo debate al respecto, sobre todo en lo que se refiere a los signos no figurativos. La hipótesis clásica sostiene que la escritura nació de manera independiente en Egipto, hacia el año 3250 a.C., y en Mesopotamia, unos 200 años más tarde, así como en China y América —en el mundo maya— durante el primer milenio antes de nuestra era. Por su parte, la escritura protoelamita habría surgido en la meseta iraní aproximadamente al mismo tiempo que en Mesopotamia, pero hasta el momento no ha sido descifrada. ¿Existen otros lugares y épocas a los que quepa atribuir la invención de la escritura?

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.