Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

GENOMA Y FUNCIÓN

Al igual que varios de los responsables del proyecto ENCODE, el artículo «La función reguladora del genoma» [por Rafael R. Daga, Silvia Salas-Pino y Paola Gallardo; Investigación y Ciencia, diciembre de 2013] da por superado el concepto de «ADN basura», una interpretación más cercana a la ingeniería que a la biología. Los autores asumen que en el genoma todo está para algo, y cualquier actividad bioquímica basta como prueba de alguna función.

Mas, como se expone con amplitud en la sonada crítica que Dan Graur y otros autores publicaron en febrero de 2013 en Genome Biology and Evolution («On the immortality of television sets: "Function" in the human genome according to the evolution-free gospel of ENCODE»), la genómica comparada demuestra que, en el curso de la evolución, no más de un 15 por ciento del genoma se ha conservado en algún grado, conque al resto no cabe atribuirle otra función que la de relleno estructural.

Asimismo, hay que tener en cuenta que el tamaño del genoma varía enormemente entre organismos de fenotipo semejante («paradoja del valor C»), variación de la que dan cuenta ciertas regiones que proliferan merced a errores ocasionales en la replicación o al modo parasitario en que su secuencia recluta la maquinaria celular. Solo una pequeña parte de tales parásitos y copias erróneas han sido funcionalmente reaprovechados.

Luis Carlón Ruiz
Oviedo

 

Responde Daga: En nuestro artículo se describieron los hallazgos más importantes del proyecto ENCODE, cuyo objetivo ha consistido en caracterizar nuevos elementos reguladores del genoma humano. El descubrimiento de que gran parte de nuestro genoma contiene elementos funcionales ha permitido especular con la idea de que lo que se consideraba hasta entonces «ADN basura» podría ejercer una función reguladora. Si bien la inmensa mayoría de los resultados arrojados por el proyecto han sido acogidos con gran aceptación por la comunidad científica, la idea de dejar atrás el concepto de ADN basura está generando un intenso debate.

A pesar de que en el proyecto ENCODE se ha descubierto un enorme número de elementos funcionales dispersos en vastas regiones del ADN, se observa una gran variabilidad interespecífica en tales regiones. De este modo, existen especies que, pese a presentar un estrecho parentesco filogenético, poseen genomas de tamaños notablemente distintos. Por tanto, puede argumentarse que todo el ADN «de más» que alberga la especie con el genoma menos compacto podría no tener ninguna función. Estos argumentos son lícitos y retan la visión aportada por los autores del proyecto ENCODE, de ahí el debate.

No hay duda de que nuestro genoma alberga un sinfín de elementos que, en conjunto, podrían seguir considerándose ADN no útil. Entre otros, cabe mencionar las secuencias repetidas; los elementos transponibles que, al saltar de un sitio a otro del genoma, dejan en muchos casos una copia en el lugar donde se hallaban y se insertan al azar en otra región del ADN; o los genes fósiles, aquellos que ya no funcionan o que quizás nunca llegaron a hacerlo.

Puesto que el motor de la evolución es el cambio al azar y la selección natural de los rasgos que confieren una ventaja, aun está por determinar si, desde un punto de vista evolutivo, parte del ADN aparentemente no útil confiere plasticidad al genoma y constituye una base para generar nuevos patrones de expresión génica y, por tanto, nuevas funciones.

Por otro lado, parte del ADN al que supuestamente no se le puede asignar una función podría desempeñar un papel estructural importante. Por último, es posible que la variabilidad encontrada en las regiones reguladoras entre distintas especies refleje aspectos de regulación específicos de cada especie. Por consiguiente, el hecho de que no se hallen conservadas no sería un criterio acertado para considerarlas no funcionales. Aclarar qué parte del genoma es realmente funcional llevará tiempo y exigirá el esfuerzo integrado de investigadores de distintas disciplinas.

El tiempo nos ayudará a valorar la trascendencia del proyecto ENCODE. Proyectos similares se han realizado en otros organismos modelo, como el ratón, la mosca de la fruta o el nemátodo Caenorhabditis elegans. El análisis comparativo de estos y otros genomas, así como la manipulación empírica de posibles elementos reguladores, arrojarán más luz sobre la evolución de los genomas y permitirá definir con más precisión qué proporción de ellos contiene información útil. Mientras tanto, el debate sobre la existencia de ADN basura en los genomas, entre ellos el nuestro, sigue abierto.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.