La conservación del legado de Nefertari

La tumba de esta reina del antiguo Egipto testimonia el gran amor del faraón Ramsés II. Su recuperación refleja los progresos en las técnicas de conservación de los monumentos del pasado.
Sabemos muy poco de la vida de Nefertari, esposa favorita del faraón Ramsés II, que reinó en Egipto de 1290 a 1224 a.C. aproximadamente. De lo que no cabe duda es del amor que le profesó su marido. Este se aseguró de que la estatua dedicada conjuntamente a Nefertari y a la diosa Hator, en Abu Simbel, fuese del mismo tamaño que la suya propia, honor que a ninguna otra reina egipcia le fue tributado.
Los epítetos que aplica el faraón a Nefertari constituyen señales inequívocas de su pasión: "dama de ensueño", "dulzura del amor", "bellísima de cara", "por quien el sol resplandece". Al morírsele Nefertari, Ramsés II le rendiría aún un último y espectacular tributo de adoración. Pese a no ser de sangre real, hizo que la sepultaran en el Valle de las Reinas, en una tumba decorada.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.