La nueva ruta de la seda

De hilos tejidos por gusanos a tendones, arterias, circuitos eléctricos y hologramas.
WOLFGANG KAEHLER Corbis
La ruta de la seda fue durante un milenio la vía de entrada en Europa de este material, tan hermoso como resistente, que traído desde Extremo Oriente era convertido en ropajes deslumbrantes. Ahora, los bioingenieros están añadiendo enzimas y semiconductores en las fibras de esta proteína natural que los gusanos de seda hilan. Las finas hebras de los capullos son sometidas a procesos térmicos, modificadas por tensado o por tratamientos químicos en medio ácido, y otras diversas formas, con el propósito de crear materiales nuevos dotados de notables propiedades.
En cirugía se utiliza hilo de seda para las suturas, por su resistencia y compatibilidad con los tejidos humanos (el sistema inmunitario no lo rechaza). En nuestro laboratorio de la Universidad Tufts hemos ampliado estas propiedades para obtener tubos delgados utilizables en implantes de sustitución de tramos de arterias obstruidas, lo que podría evitar la extracción de venas de la pierna del paciente para revascularizaciones coronarias, el procedimiento habitual. Por otra parte, James Goh y sus colaboradores, de la Universidad Nacional de Singapur, han regenerado un ligamento cruzado anterior en la rodilla de un cerdo vivo valiéndose de células pluripotentes implantadas sobre una plantilla de seda.

Artículo incluido en

Usos médicos de la seda

    • Manuel Elices
    • Gustavo V. Guinea
    • José Pérez Rigueiro
    • Gustavo R. Plaza

Las excelentes propiedades de este biomaterial se conocen desde antaño. Se están desarrollando ahora nuevas aplicaciones en la reparación de tejidos y en farmacología.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.