Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Enero 1987Nº 124

Inmunología

Prevención del rechazo de trasplantes

¿Se puede evitar la destrucción de los trasplantes? Los avances recientes en el conocimiento de la función del complejo principal de histocompatibilidad y en la predicción de determinantes permiten confiar en las vacunas sintéticas.

Menear

Los vertebrados, humanos incluidos, en cuanto advierten la presencia de una substancia extraña en el cuerpo (un antígeno), inician un complejo proceso de defensa: la respuesta inmune. Aunque desde hace tiempo se sabía que las inmunoglobulinas (anticuerpos) desempeñaban un papel fundamental en la respuesta —a través de su unión con los antígenos—, es reciente el conocimiento de la implicación de otras moléculas en ese proceso. Algunas de estas moléculas han recibido el nombre de antígenos de histocompatibilidad, ya que las células y los tejidos en que aparecen son rechazados si se trasplantan a un individuo cuyas correspondientes moléculas no son exactamente iguales. Los antígenos de histocompatibilidad definen la individualidad del sujeto y varían, en consecuencia, de unos individuos a otros. El conjunto de genes que determinan dichas moléculas constituye el así llamado complejo principal de histocompatibilidad (CPH).

El rechazo de trasplantes es, pues, una manifestación de la respuesta inmune en el reconocimiento de la diferente identidad.

Puede conseguir el artículo en: