Trompa prestidigitadora

La capacidad del elefante para convertir acciones sencillas en movimientos complejos intriga a los expertos en robótica.

GETTY IMAGES/GARGOLAS/ISTOCK

Los elefantes manejan su gruesa trompa con primor y fuerza, pues tan pronto cogen con delicadeza una hoja como alzan un pesado tronco con ella. Los estudiosos se han estrujado los sesos por averiguar cómo lo consiguen, pero ahora, gracias a las técnicas de captación de movimientos tomadas de la industria cinematográfica, una nueva investigación publicada en Current Biology desvela parte de la respuesta.

«Los elefantes han desarrollado un órgano sorprendente, dotado de una cantidad infinita de grados de libertad», asegura Michel Milinkovitch, autor principal y biólogo de la Universidad de Ginebra. Su equipo viajó a una reserva sudafricana para estudiar cómo explotan estos colosos esa libertad. Los investigadores adhirieron marcadores reflectantes a las trompas de dos machos y depositaron varios objetos ante ellos. Por medio de una batería de cámaras infrarrojas dispuestas en semicírculo captaron el desplazamiento de los marcadores en las tres dimensiones del espacio mientras los paquidermos manipulaban y movían los objetos. El proceso se asemeja al usado para cartografiar los movimientos de los actores en las películas en que se infunde vida a personajes generados por ordenador.

Igual que la lengua humana, la probóscide es un tipo de hidrostato muscular: un órgano carente de huesos que puede moverse de infinidad de formas. El estudio revela que los machos combinan las acciones sencillas como enroscar, retorcer o alargar partes de la trompa para lograr movimientos complejos. Los animales también forman seudoarticulaciones, secciones rígidas de la trompa cuya longitud y número varían a voluntad. «Es la primera vez que obtenemos pistas de cuáles pueden ser esas órdenes simplificadas en los elefantes. Creo que es un avance bastante importante», opina William Kier, biólogo de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill que estudia el movimiento de la trompa, la lengua y los tentáculos, por lo demás ajeno al estudio.

Esta investigación de cómo se coordinan los 40.000 músculos de la probóscide del elefante será inestimable para diseñar nuevos robots versátiles, afirma Cecilia Laschi, especialista en robótica de la Universidad Nacional de Singapur, que tampoco ha participado en el trabajo: «Es el sueño de cualquier diseñador de robots».

Un equipo de ingenieros de Pisa está usando los datos del estudio y espera tener listo un prototipo de robot trompiforme en 18 meses.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.