Un oasis en la roca madre

Las raíces de los árboles horadan el lecho rocoso para acceder a la preciada agua embebida.

Las raíces atraviesan el suelo en busca de agua. [OLIVER STREW/GETTY IMAGES]

Los naturalistas hace tiempo que conocen ejemplos de árboles que, no satisfechos con atravesar el suelo con sus raíces, han horadado la roca madre subyacente en incursiones extraordinarias que se consideraban meras curiosidades. Pero, en 2013, la hidróloga Daniella Rempe llevó a cabo sondeos profundos en las colinas del norte de California y descubrió que las raíces extraen importantes volúmenes del líquido elemento de los poros y las grietas del lecho rocoso, donde el agua subterránea se infiltra y queda retenida. «Queríamos hacernos una idea del alcance del fenómeno», explica Erica McCormick, ecohidróloga en el laboratorio de Rempe, sito en la Universidad de Texas en Austin. Con ese fin, el equipo decidió cartografiar el consumo vegetal del agua embebida en la roca madre en todos los Estados Unidos.

El equipo de investigación combinó montones de datos geológicos, obtenidos desde 2003 hasta 2017, para averiguar en qué lugares los bosques y los matorrales del país crecen sobre lechos de roca que pueden ser accesibles para las raíces. Después aplicaron los índices medidos de precipitación, evaporación y contenido de agua en el suelo para calcular el volumen de agua en circulación de origen desconocido, presumiblemente procedente de reservas acumuladas en los estratos rocosos profundos. Este análisis, publicado en Nature, reveló que el agua embebida en la roca madre dista de ser el último recurso para numerosas plantas. Al menos el 24 por ciento de los árboles y los arbustos del país aprovechan habitualmente esa fuente para saciar la sed, incluso en los años de lluvias normales. Y en los cálidos y áridos estados de California y Texas, más del 50 por ciento del agua absorbida por los árboles procede de ella.

El agua acumulada en la roca madre ayudaría a algunos árboles a resistir las condiciones secas que acarreará el cambio climático, pero las iniciativas actuales para predecir cómo soportarán los bosques el futuro calentamiento no suelen tenerla en cuenta en sus previsiones, asegura Susan Schwinning, ecóloga de la Universidad Estatal de Texas que no ha participado en el estudio. «La investigación demuestra que no es solo un fenómeno localizado, sino que debe buscarse por doquier», añade. Los autores centran ahora su atención en el modo en que las plantas aprovechan el agua acumulada en la roca madre en los lugares de estudio, ya que California soportará sequías cada vez más severas, advierte Rempe.

¿Pero cómo se abren paso las raíces relativamente endebles a través de la roca? Las capas de suelo y de roca subyacente son más o menos discontinuas, explica. El agua de la lluvia se infiltra y con el tiempo degrada el estrato rocoso profundo, creando delgadas fracturas en las que penetran y crecen los brotes radiculares que absorben el agua acumulada cuando la necesitan. Los microbios y los hongos que se aferran a las raíces contribuyen a extender la superficie de contacto y ayudan a bombear el líquido desde las fisuras más diminutas. «Encuentran un lugar acogedor en los poros. Allí abajo hay todo un mundo», concluye Rempe.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.